Alexandrine


Estuvo a cargo del orfelinato en Siberia. Coincidió con Andriev mientras éste custodiaba la cárcel de presos políticos. Se sintió atraída por Andriev, pero su carácter frio y calculador la hicieron regresar a la ciudad luego de que el incendio destruyera el orfelinato. Se marchó y dejó a Andriev a cargo de dos niños. Un año más tarde, Andriev la busca para recabar información respecto a la familia de Tonia. Para desconcierto de Andriev, Alexandrine dice ser la madre de la pequeña. Sabe que eso no es real, pero decide quedarse cerca de Alexandrine a la espera de confirmar si efectivamente ella puede encariñarse con Tonia y ser una buena madre para ella.

Relación