Gustav


Nació en Amiens y luego se trasladó a estudiar Letras a la Universidad de Paris. Durante la breve temporada que Pascualina vive en Paris entabla con ella una amistad inolvidable y romántica. El es el primer novio oficial de Pascualina y se transforma en una persona muy importante para ella porque marca una transición entre su infancia y su adolescencia. Rodeado de un aire bohemio e intelectual, Gustav cumple un papel fundamental en el crecimiento de Pascualina, pues le ayuda a conocerse y a expresar sus sentimientos. La escucha con verdadero interés y atención, pues además Pascualina despierta en él sentimientos nobles. Pascualina siente una profunda gratitud y admiración por él. Gustav, sin embargo, después de atravesar momentos de alegría y entusiasmo, cae en periodos de ensimismamiento, con fuertes sentimientos de culpabilidad, exacerbados por la relación con su madre que le reprocha haber abandonado el hogar, y por su ex novia Filomene que lo manipula con frecuentes crisis de anorexia que la obligan a ser internada en el hospital. Las continuas fluctuaciones de su carácter, lo convierten en una persona indecisa y sin objetivos claros en su vida. Acaba por alejarse de las personas tal como hizo con Pascualina.

Relación