Kio


Desilusionado de la vida después de que su esposa sufriera un trágico accidente, Kio agotó las esperanzas de recuperarla y finalmente acabó por olvidarla por completo. Se refugió en los bosques de la Selva Negra y se entregó a su pasión de observar y cuidar aves. Allí calma su dolor. El encuentro con Pascualina lo llevó a reflexionar sobre su actitud equivocada respecto a su mujer.

Relación