Mikaela


Llegada de Grecia junto a su hermano y su madre, se radicaron en Praga donde conoció a Pascualina. Vivían en las afueras de la ciudad y sufrían continuos problemas económicos. A pesar de las circunstancias desfavorables, Mikaela es alegre y entregada a los demás. Junto a Pascualina organizó funciones de teatro al aire libre. Por una casualidad del destino, mientras acompañaban a Pascualina a visitar a Jan en Dubrovnik, se reencontraron con el abuelo materno, Dimitri, quien formaba parte del staff en el Circo. Esto cambió la situación en sus vidas, y junto al abuelo, toda la familia volvió a Grecia.

Relación